MONITOR
INTERACTIVO

 
Las pizarras digitales, las PDI, necesitan para su funcionamiento la pizarra física en sí, un proyector, y un ordenador desde el que gestionar los contenidos proyectados en la pantalla.

“El monitor interactivo, en cambio, integra proyector y pizarra en el mismo equipo”, . “Este monitor dispone de una capa de interactividad delante. Se trata de un cristal transparente que hace que el monitor sea interactivo”.
Estos equipos disponen de sistema operativo propio –no es necesario el uso de un ordenador, como sí pasa con las pizarras PDI–, que suele ser Android.

Puedes utilizar los monitores interactivos como si fuesen un smartphone. Ahora bien, también los puedes conectar a un ordenador.

¿Por qué comprar un monitor interactivo?

Aulas con más luz

El monitor interactivo no necesita proyector, por lo que las aulas pueden aprovechar toda la luz natural que llega a través de los grandes ventanales tan característicos de los centros educativos. Las pizarras PDI sí que exigen el empleo de un proyector, por lo que hay que atenuar la luz para que los estudiantes puedan ver bien la pantalla. “Con un proyector, el negro es la ausencia de luz”, con las PDI necesitas que la clase esté en penumbra, lo que sin duda perjudica la calidad del proceso educativo. Vida útil más larga.

La vida útil de la bombilla de un proyector es de entre 6.000 y 10.000 horas. En cambio, la vida útil de un monitor interactivo es de más de 30.000 horas, tres veces más. La mayor duración de los monitores interactivos llega a compensar el hecho de que estos equipos sean, a día de hoy, algo más caros que las pizarras PDI.
Escuelas, institutos y universidades entienden enseguida las ventajas de los monitores interactivos.

30+

Trabajamos con compañías
de toda España

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Más información.